Como vencer la depression

Dios es el gran médico para cada intríncate detalle de nuestros corazones, mentes, almas, y cuerpos. Independientemente de los avances que la ciencia logre, carecemos del vehiculo omnisciente necesario para viajar hacia los complejos caminos del ser humano. Estamos hechos en una forma maravillosa como para entenderlo todo. Filipenses 4:6 nos exhorta a orar en toda ocasión (NVI), por lo tanto, se puede tratar todas las cosas por medio de la oración. Este “permiso” para orar por toda ocasión significa que sin importar el origen de la depresión, la oración es una parte importante de la prescripción de Dios. Mi intención en esta enseñanza, por lo tanto, es equipar al lector dispuesto con oraciones basadas en las escritura, sea cual fuere la causa del abatimiento de su alma. Por favor, úselas juntamente con cualquier tratamiento que Dios le haya ordenado para su bienestar y restauración. El sentirse decaído por algunos días no significa necesariamente estar deprimido. Sentirse deprimido ocasionalmente es distinto a tener que batallar con la depresión crónica. La depresión constante se transforma en una fortaleza, Porque su misma naturaleza eclipsa su sentimiento de bienestar y esperanza, estrangulando por tanto la vida abundante
Podríamos decir que Dios es un especialista en todas las formas y orígenes de depresión en la vida de un cristiano. Pero debemos tener en cuenta, que también Satanás es experto en estas áreas. En otras palabras  al Diablo no le interesa de donde surge la depresión; el sencillamente se beneficiara complacidamente de ella. De hecho, creo que es una de sus especialidades, debido a que sus huellas están por todas partes en la misma. En que forma? Pídele a diez personas que describan su depresión con una sola palabra, y se sorprenderá que la respuesta común sea “Oscuridad”. Satanás sin duda alguna es el príncipe de la oscuridad. El es la antitesis de nuestro  Dios, en quien no hay tinieblas en absoluto (1 Juan 1:5). El es tinieblas y en el no existe ninguna luz. Lo mejor que puede hacer es disfrazar de ángel de luz.
Lo interesante es que, mientras los creyentes debaten sobre el asunto si los cristianos pueden experimentar  depresión o no, nuestras filas están experimentando depresión como nunca antes. Obviamente, podemos y la hemos experimentado. Que herida causamos al que sufre cuando nos transformamos tanto en jueces como jurados aplicando en mala forma las escrituras  sobre la profundidad del dolor de otra persona.
 Primera de Juan 1:6 ha sido usado en forma dañina en el caso de los creyentes que sufren depresión. Dice: “si decimos que tenemos  comunión con el y andamos en tinieblas, mentimos y no practicamos  la verdad”.
 Esta escritura ha sido erróneamente interpretada al decir que los verdaderos creyentes no experimentan momentos de oscuridad. Los creyentes son sin duda alguna persona de la luz, pero algunas veces, la oscuridad que nos rodea  puede ser tan opresiva que la “sentimos”. No, no somos “de” la oscuridad. Pero a veces la “sentimos”. La revelación que 1 Juan 1:6 le ofrece al deprimido es que nuestra disposición de tener comunión intima  con Dios en medio de nuestras dificultad, hará brillar los rayos de su luz maravillosa.

Salmos 42:5,6
5-Por que te abates, oh alma mía, y te turbas dentro de mi? Espera en Dios; porque aun he de alabarle, Salvación mía y Dios mió.
6-Dios mió, alma estas abatida en mi; me acordare, por tanto, de ti desde la tierra del Jordán, y de los hermanitas, desde el monte de mizar.

El salmista le hablo a su alma y ese es un detalle que párese pequeño pero que es el principio para salir del estado depresivo, decirle a nuestra alma quienes somos, lo que tenemos   y lo que podemos.
Háblele a su alma eh infórmele que usted a nacido de Dios, que Usted es un hijo de Dios y que todo el que es nacido de Dios vence al mundo.

 

Pastor: Daniel Medina. 

 

 

Ministerio Cristo la Solución - 1205 N. Smithfield Rd. Knightdale, NC 27545 - Tel. 919 790-0266 - © 2017 Todos los derechos reservados.